Imprimir

Fortín del Pozo

arbolinA mediados de los ochenta Efraín José Augustinoy tuvo la feliz idea de llevar a la práctica esta forma innovadora de "vivir en el campo cerca de la ciudad" que no tenía precedentes en nuestro país.

Si bien en Buenos Aires ya existían numerosos barrios cerrados que priorizaban el contacto  con la naturaleza y el espacio de la privacidad, la virtud de Augustinoy fue proponer este tipo de urbanizaciones como residencia permanente  y no sólo como viviendas de fin de semana.

Aunque parezca extraño la idea no surgió de los libros sino de una experiencia singular que le tocó vivir a este pionero del urbanismo quien vive y tiene su estudio de arquitectura en una especie de barrio privado de generación espontánea, ubicado en el corazón de la ciudad: el predio se encuentra donde antes estuviera encalvado el casco de de la estancia Santa Isabel, propiedad de la familia Nores Martínez, frente a las instalaciones del molino Minetti.

Leer Más

turnos

sociales

blog